No es tu trabajo nutrir a otros hasta agotarte por completo. La forma en que la mayoría de nosotros hemos sido educados es dar, dar y dar. Y si recibimos, somos considerados egoístas, con todos los juicios que acompañan eso. Pero cuando estás en un lugar donde puedes mantener el amor y donde puedes amarte a ti mismo, entonces puedes 
compartir el amor. Compartir el amor no es lo mismo que dar amor. Uno viene de un lugar de fuerza. El otro lleva al agotamiento, ya sea mental, emocional, material o cualquier otra forma que utilices para expresarte. A menudo, ese tipo de donación está vinculada al abuso o la manipulación, y en casos extremos puede significar un agotamiento casi completo de los recursos internos y externos.

Sin embargo, algunos casos de entrega son excepciones. Si tengo un bebé, cuido al niño porque aún no sabe cómo hacerlo por sí mismo. Eso es algo que todavía necesita aprender. En ese caso, es una relación diferente y no es 50-50. Con el tiempo, el bebé crece y puede cuidarse solo. Ya no necesita que le cambien el pañal. Sin embargo, de alguna manera sentimos que a veces necesitamos ayudar, por ejemplo, a un hombre de cuarenta años. También veo mucho este tipo de cosas con las madres que tratan a sus hijos como a sus "niñitos" en lugar de como adultos. Pero esto no ayuda a las personas y puede incluso detener su crecimiento si lo aceptan. El tipo de energía nutritiva que necesitamos como adultos es muy diferente de la nutrición que necesitamos como niños.

La realidad es que el verdadero alimento viene de dentro. Si le digo a tres personas diferentes que son estúpidas y tienen tres reacciones distintas a mi comentario, es porque realmente no tengo el poder de hacer que nadie sienta lo que siente. Lo que sientes proviene de tu propio marco interno. Nada de lo que alguien pueda decir tiene el poder de hacerte sentir nada sin tu consentimiento.